Páginas vistas en total

Bienvenidos al Blog de David de Pedro






No sé como habéis aterrizado en este blog, pero poco importa, estáis aquí y os doy la bienvenida. Espero que paséis un rato ameno porque es de lo que se trata y que aprendáis tanto de mis errores como de mis experiencias, que compartáis la realidad y opiniones a ojos de mis personajes para que los entendáis más. A veces son reivindicativos, a veces muestran ese Mr. Hyde que en un momento dado todos llevamos dentro.

Hasta el momento de su publicación, os dejo con un pequeño aperitivo, el book trayler de mi novela. Como siempre, os invito a que hagáis vuestros comentarios, que mejorarán con mucho este blog.

Soy consciente que vuestro tiempo es oro, y por eso os agradezco vuestra atención. Como dijo Benjamin Franklin: Si el tiempo es lo más caro, la pérdida del mismo es el mayor de los derroches.

Volved cuando queráis.

Gracias,


David de Pedro




P.S.: Por cierto, aquí tenéis el link de La Revelación de Qumrán en Amazon, y si no tenéis kindle y lo queréis leer por ordenador, os podéis descargar el software clicando aquí. También podéis visitar mi nueva página web: www.daviddepedro.com

miércoles, 29 de febrero de 2012

Amazon - edición digital - Capítulo Uno

Buenas a todo el mundo,

Es curioso, si esto lo escribiera en un e-mail, estaría significando que me dirijo a unas cuantas personas de manera generalista... lo escribo en el blog, y adquiere un significado totalmente literal: HOLA A TODO EL MUNDO!!! Me agrada ver como cada vez se suman más países a la lectura del blog! La verdad es que es asombroso ver como podemos contactar estando tan lejos... la magia de la red.

Os comunico con alegría que La Revelación de Qumrán ha dado un pequeño saltito en la clasificación. También soy consciente que esta alegría seguramente durará un día, pero bueno, la posición 14 no está mal, no? Lástima que las ventas se centran sólo en España, de momento en los otros mercados no he conseguido inaurar el marcador!

http://www.amazon.es/dp/B0070ZY162/ Precio: 0,89 €.

Os dejo un pequeño, pequeño aperitivo:

Capítulo Uno



E
ra una noche de verano. La lluvia caía a cántaros, golpeando con furia el cristal de su coche mientras él dormitaba. El asfalto estaba inundado por charcos que reflejaban la luz que desprendían las maltrechas farolas. Eran las dos de la madrugada y no se veía ni un solo transeúnte. Las casas, sombrías, hacía rato que habían apagado su luz interior. Catorce horas después de que ella entrara, aún no había detectado ningún movimiento. Sus huesos estaban entumecidos por el frío; los riñones, doloridos después de tanta espera, se estaban empezando a notar. «Después de este servicio tendré que tomarme un buen baño caliente», se dijo.
Él era alto y corpulento, sus rasgos rudos le hacían parecer más viejo. A sus treinta y cuatro años era aún un lobo solitario; prefería que las cenas estuvieran acompañadas por una buena cerveza y un interesante partido de baloncesto, y no aquellas maravillosas, enternecedoras e ilusas comidas familiares que celebraban con tanta frecuencia sus compañeros de departamento. Su pelo negro hacía juego con los ojos verdes, aunque en aquellos momentos estaba revuelto y sudoroso, y le confería un aspecto más bien decadente. El hecho de que las ojeras fueran pronunciadas y que la barba le hubiera crecido en aquellos días de vigilancia, no favorecían en absoluto a su ya de por sí descuidada imagen. Su vestuario se basaba únicamente en unas botas negras con hebillas, un descolorido pantalón tejano y una camiseta blanca y ajustada que dejaba entrever los musculosos pectorales acompañados de velludos y poderosos brazos.
Por la radio habían dicho que el tiempo inestable se mantendría durante el resto de la semana, para augurarle de esta manera que, como no resolviera rápidamente el caso en el que estaba trabajando, lo pasaría mal los siguientes días. De hecho ya lo estaba pagando desde hacía tiempo, desde la vez en que vio cómo un hombre maltrataba a su hijo después de que le volvieran a conceder la custodia que había perdido por malos tratos. No había podido soportarlo y le dio tal paliza que tuvieron que hospitalizar al padre. Sus compañeros intentaron justificar su comportamiento, de hecho todos sentían repulsión hacia aquel hombre que ya había sido detenido varias veces y que siempre había sido absuelto por falta de pruebas; pero el capitán, aunque lo salvó de que lo echaran del cuerpo, se lo hizo pagar. Le dijo que no podía aplicar su propia ley, y que volvería a sus inicios en la policía para que recapacitara sobre su futuro. Estuvo varios meses entre los papeleos de la oficina y las patrullas por la ciudad, para después empezar otra vez con casos de investigación de poca monta. Y ahí estaba, una húmeda noche estival, vigilando a una mujer que se dedicaba al robo y esperando a que le dieran casos de mayor envergadura. Estaba releyendo por centésima vez la definición del crucigrama que se había llevado para la espera cuando de repente le pareció percibir la apertura de la puerta.




sábado, 25 de febrero de 2012

Coctel explosivo: I.E. + Pensamiento Lateral, ¿Quieres un sorbo?

Cuando era pequeño, quería ser arqueólogo. Siempre lo tuve claro. Pero si una cosa he aprendido con el tiempo, es que por encima de todo hay que ser creativo. La creatividad y la imaginación sirve de mucho en la vida... desgraciadamente no es una asignatura que se dé en los colegios. Todos sabemos lo útiles que son las matemáticas, la lengua, la historia... pero ¿y el crecimiento personal? ¿Donde se enseña? ¿Quién lo enseña? ¿Los padres? ¿Cuando muchas veces no son capaces de solucionar sus propios problemas porque no saben comunicarse entre ellos de una manera proactiva? ¿Los profesores? ¿Quién?. La respuesta es fácil: Nadie. Nadie nos forma en el crecimiento personal, cada uno se busca la vida con más o menos acierto, cuando esta sería la base de cualquier formación, juntamente con la educación, creatividad, imaginación, humildad y la cultura del esfuerzo. Porque tened claro esta realidad... el más inteligente académicamente hablando, no tiene porque tener éxito en la vida. Entendiendo por éxito a todo aquello a lo que uno quiere aspirar, y no a lo que la sociedad entiende como tal.
 
Hay un concepto que inició sus andaduras en 1985 y que en los últimos años ha ido cogiendo más fuerza, lo han bautizado como Inteligencia Emocional (I.E.). Para partir de una base académica, definamos los puntos en los que se basa:

  • Percepción y expresión emocional: reconocer de forma consciente nuestras emociones e identificar qué sentimos y ser capaces de darle una etiqueta verbal.
  • Facilitación emocional: capacidad para generar sentimientos que faciliten el pensamiento.
  • Comprensión emocional: integrar lo que sentimos dentro de nuestro pensamiento y saber considerar la complejidad de los cambios emocionales.
  • Regulación emocional: dirigir y manejar las emociones tanto positivas como negativas de forma eficaz.
La I.E. es básico para poder avanzar en la vida, evolucionar sin dejar que los problemas con los que nos vamos a encontrar diariamente nos hundan. Podríamos decir que la I.E. es una actitud ante la vida, y desgraciadamente la mayor parte de la población no está formada en estos menesteres. Una de las citas más fieles que reflejan esta filosofía, a mi parecer, sería la de Thomas Alva Edison:

"No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla."
  • Nota: respondiendo a un periodista que le recordó que había cosechado casi mil intentos fallidos antes de dar con el filamento de tungsteno.
El otro ingrediente que complementa la Inteligencia Emocional, es la creatividad. Soy un fiel defensor de la creatividad, porque si la I.E. es una actitud, el desarrollo de la creatividad es la herramienta que nos hará encontrar el camino hacia el éxito (ya sea personal como profesional). 

Dentro de la creatividad, destaca el pensamiento lateral (lateral thinking). Esta idea se caracteriza por producir alternativas que estén fuera del patrón de pensamiento habitual.

La idea central es la siguiente: al evaluar un problema existiría la tendencia a seguir un patrón natural o habitual de pensamiento (las sillas son para sentarse, el suelo para caminar, un vaso para ser llenado con un líquido, etc.), lo cual limitaría las soluciones posibles. Con el pensamiento lateral sería posible romper con este patrón rígido, lo que permitiría obtener ideas mucho más creativas e innovadoras para representar todos esos caminos alternativos o desacostumbrados, que permiten la resolución de los problemas de forma indirecta y con un enfoque creativo. 

Si tuviera que definir con mis palabras de una manera rápida y sencilla los dos conceptos mencionados, la inteligencia emocional sería la actitud de levantarnos cada vez que nos caemos y persistir en la lucha del problema aprendiendo de nuestros errores y evolucionando, y el pensamiento lateral serían las llaves que harían posible vencer ese problema desde diferentes perspectivas. El tercer y último punto a formar, aunque no menos importante, sería el desarrollo de la imaginación, lo cual nos permitiría visualizar el camino que queremos seguir.

Cuando realizo una excavación, primero tengo que documentarme, luego utilizar la imaginación, ya que tengo que visualizar lo que hicieron los miembros de la cultura investigada, tercero tengo que llevarlo a la práctica y digerir los errores que haya podido cometer durante mi visualización (I.E.). La constancia hará que al final llegue a mi objetivo... pero si al final no lo consiguiera, tendría que empezar a aplicar el pensamiento lateral para incentivar mi creatividad y buscar aquellos caminos que inicialmente no se me habrían ocurrido por estar obcecado en los parámetros tradicionales. Eso es lo que hago en la práctica y lo que intento transmitir a mis alumnos universitarios.

Alfons Abulí - Arqueólogo (Barcelona)

 

jueves, 16 de febrero de 2012

Las propiedades de la patata

Soy viajero, incluso me atrevería decir aventurero. Me encanta descubrir lugares exóticos, interactuar con sus habitantes, conocer culturas opuestas a la mía, ampliar mis horizones... me encanta soñar y hacer que mis sueños se hagan realidad. Siempre lucho por ellos, con tiempo y paciencia... Ese es uno de los motivos de La Revelación de Qumrán, un intento de trasladar una parte de mi imaginación hacia vosotros, con la intención de trasladaros a mi mundo, donde espero podáis disfrutar de ese cruce entre la realidad y la ficción.

En una de mis oportunidades (no hay que olvidar que para poder viajar se tienen que dar ciertas confluencias, y no siempre se alinean los astros), cogí la mochila y me fuí a Perú. ¿Alguna vez habéis viajado solos? Os lo recomiendo, aunque sea una vez en la vida. Allí viví pura adrenalina, estar sólo en un país desconocido a aproximadamente 10.000 km de tu casa. Encima se daba la casuística de que Fujimori había abandonado el poder y Montesinos se encontraba haciendo de las suyas en un país que estaba amenazando levantar sus armas. Un día, cogí (sí, lo conseguí) un autobús regular que hacía la ruta panamericana de Lima a Arequipa. Digo que conseguí subir al autobús porque cuando sales de Lima no hay problema, pero si estás en Ica (ciudad de paso entre los dos puntos antes mencionados), es otro hablar. Después de cinco horas de espera sobre la hora prevista de paso del colectivo, conseguí subir con mis bártulos al hacinado vehículo completando así el asiento número 60, del cuál, yo era el único turista. Para los que no conozcáis lo que representa hacer este recorrido, os diré que desde Ica hasta Arequipa hay un trayecto de aproximadamente 700 km. que se hacen de un tirón. Cuando ya llevábamos alrededor de cinco horas de viaje y me encontraba en un estado de duermevela, hubo un individuo que se levantó de su butaca y empezó una disertación un tanto peculiar a su cautivo público, que en ningún momento tuvo opción para la huida. El sentido de alarma se me activó sacándome del sopor al instante.

En aquel momento, lo primero que se me pasó por la cabeza fue: El Sol Naciente (movimiento terrorista que hacía poco tiempo había sido erradicado del país) ha vuelto a resurgir. Sinceramente temí por mi integridad... por ese motivo me volví a mi indígena vecino y le pregunté: Oye, ¿esto es normal?, a lo que él me respondió de manera impasible: Sí.

Me quedé un pelín más tranquilo, aunque aún no acababa de comprender de qué narices estaba hablando aquel autóctono a su cautivo auditorio, en el que evidentemente yo también me encontraba... en aquel instante su introductoria verborrea se paró para decir:

- ¡Y sí señores, les voy a explicar las propiedades de la patata!

Después de que con su inagotable e imaginativa dialéctica nos explicara las excelencias del tubérculo, y ésta tuviera que detenerse forzadamente, más porque había llegado a su destino que por otra cosa, pasó una cesta para recoger monedas, a la vez que regalaba unos caramelos. Fué uno de los momentos mágicos e imborrables del viaje (hubo muchísimos). Aquel buen hombre se ganaba la vida de aquella manera, buscando poder alimentar a su familia de una manera honrada y sana. Esa es la magia y la riqueza de viajar, ver esas pequeñas cosas que nadie más te puede enseñar y que sólo tú puedes vivir. Más tarde, se levantó otro individuo para explicarnos humorísticamente la infancia de un niño horroroso hasta la saciedad... la suya, para entonces yo ya estaba curado de espantos.

Por cierto, Perú es un país donde la belleza de su naturaleza rivaliza contra la grandeza y la generosidad de su pueblo, os recomiendo que lo visitéis.

David de Pedro



sábado, 11 de febrero de 2012

España, el paraíso fiscal (para los ladrones, claro)

El presidente del gobierno español está pendiente de reunirse con Rafa Nadal, para demostrar así, su apoyo a los deportistas españoles ante las chanzas de un canal televisivo francés donde deja en entredicho la imagen nacional... eso sí es un gesto de solidaridad. Cómo no nos podemos sentir orgullosos de tal representante electo? Si es que tenemos una suerte... en cambio, no se manifiesta por la inhabilitación del juez Garzón, una persona que ha luchado contra las mafias, terroristas y demás malhechores; Un jurista que ha descubierto la trama Gürtel y por la cuál ha pagado un enorme precio: su carrera. 

Un país donde se viste de democracia, y en el que las reminiscencias de un pasado dictatorial todavía están muy presentes, un país donde se penaliza a los buenos y se perdona a los malos, el cliché de que el que tiene poder y dinero se sale con la suya se ha demostrado una vez más, aunque me temo que no será la última. Correa, el Bigotes... individuos que bien podrían ser personajes de una novela negra, un dirigente político al que le regalan cosas con grabaciones que han demostrado que detrás de esos presentes habían otras compensaciones, un jurado popular que le importaba un comino lo que le pudiera pasar a un presidente que salió reelegido aún estando imputado. Una alcaldesa que recibe regalos de miles de euros y que lo encuentra normal, al igual que los jueces y la población que la vota. Personajes públicos que deberían dar ejemplo. 

Próximamente veremos el resultado del juicio de Matas y de Undargarín. Viendo los precedentes, te atreverías a votar? Crees que saldrán libres o que los acusarán e irán a la cárcel? Crees en el sistema judicial español? No os equivoquéis, he mencionado a estos personajes y no quiero que se me defina como una persona de una ideología u otra. Sencillamente me gustaría que hubiera justicia. Que los malos paguen y que el esfuerzo de los buenos prevalezcan. Una utopía? en estos días parece que sí.
Carol Castro. Periodista

P.D. El presidente del gobierno español no dice/comenta/sabe/involucra/moja sobre los casos abiertos (ni antes, ni después). Por qué será?