Páginas vistas en total

Bienvenidos al Blog de David de Pedro






No sé como habéis aterrizado en este blog, pero poco importa, estáis aquí y os doy la bienvenida. Espero que paséis un rato ameno porque es de lo que se trata y que aprendáis tanto de mis errores como de mis experiencias, que compartáis la realidad y opiniones a ojos de mis personajes para que los entendáis más. A veces son reivindicativos, a veces muestran ese Mr. Hyde que en un momento dado todos llevamos dentro.

Hasta el momento de su publicación, os dejo con un pequeño aperitivo, el book trayler de mi novela. Como siempre, os invito a que hagáis vuestros comentarios, que mejorarán con mucho este blog.

Soy consciente que vuestro tiempo es oro, y por eso os agradezco vuestra atención. Como dijo Benjamin Franklin: Si el tiempo es lo más caro, la pérdida del mismo es el mayor de los derroches.

Volved cuando queráis.

Gracias,


David de Pedro




P.S.: Por cierto, aquí tenéis el link de La Revelación de Qumrán en Amazon, y si no tenéis kindle y lo queréis leer por ordenador, os podéis descargar el software clicando aquí. También podéis visitar mi nueva página web: www.daviddepedro.com

sábado, 28 de abril de 2012

La humildad de un aprendiz

Como sabéis, a finales de Enero, publiqué La Revelación de Qumrán en Amazon. Desde entonces, puedo decir que me han sucedido muchas cosas que me han enseñado a aprender. Cuando decidí redactar mi novela, estaba convencido de que sabía escribir. Nunca había tenido problemas de expresión y de comunicación, por lo cual, nada me hacía presagiar que no lo sabría hacer. Como a Neox cuando Morfeo le ofreció la pastilla en Matrix, desafiándole a conocer la realidad o a continuar soñando despierto y vivir en un mundo de ilusión, me encontré que después de haber construido mi obra, desperté de un letargo de ficticia sabiduría. Nunca me he creído el mejor en nada, aunque sí tengo que admitir que todo lo que sale de mi interior, busca  lo más parecido a la perfección. Soy un luchador nato y me cuesta mucho rendirme. Por eso, después de un tiempo y gracias a un par de amigos escritores que conocí demasiado tarde, me abrieron los ojos sobre algunos errores de estilismo que tenía que corregir.

Hay unas cuantas palabras que siempre se encuentran en mi vocabulario y que muchas veces pienso que han dejado de existir para una buena parte de la humanidad. Son palabras sencillas, que dicen mucho con muy poco... algunas de éstas son:

Humildad
Integridad
Honestidad
Equilibrio
Constancia
Perseverancia
Trabajo

Como escritor novel, os diré que soy eso, un novel, un aprendiz. Puede que leáis La Revelación de Qumrán (de hecho, estaría bien que lo hicierais). ;) y encontréis algún que otro error, tanto gramatical como de estilismo, también es posible que no veáis ninguno, ya que si una cosa tengo clara, es que no es lo mismo que te lea un escritor o un lector tradicional. Aquí está la diferencia de ser un escritor publicado por una editorial, a ser un escritor autopublicado y novel. El primero, puede escribir más o menos mal (dentro de unos límites, claro está), y luego tiene un equipo de correctores que pulen su obra, maquillándola donde más falta le haga. El segundo, a menos que sea un filólogo, es muy posible que cometa todo tipo de error, y más si es su primer escrito.

Sea como sea, sabed que mis ganas por aprender y mejorar no han hecho más que empezar. Mi creación está viva y cada día se transforma un poco más en un libro que no tendrá nada que envidiar a la publicación de una editorial. Todo lleva su tiempo, pero con perseverancia, lo conseguiré. ¿Por qué esta confesión? Porque mi honestidad me lleva a comunicaros, que mi novela no es perfecta, ni mucho menos, pero está escrita desde el esfuerzo de muchas noches sin dormir, de la investigación y de entrevistas a varias autoridades reconocidas en los diferentes ámbitos que trato. Parafraseando a Frank Crane, sólo os diré: Los grandes hombres hacen de sus errores eslabones hacia el éxito.
      ¿Cuál es mi humilde intención? Pues entretener, divertir, enseñar, revelar, provocar,  enfrentar, seducir  y generar alguna que otra sonrisa, cosa que para mi satisfacción, más de un lector me ha reconocido. 

Amazon ha dado una oportunidad de oro a todos aquellos escritores o aprendices de escritores que por fin, han conseguido mostrar sus obras a un público masivo. La única confusión que se puede dar, es que el lector confunda la obra de un novel con la de un profesional y la critique sin tener en cuenta todas variables que rodean a un principiante. Es decir, éste, tendrá que saber como escribir (y lo más difícil para uno mismo, como corregir), como diseñar una portada, como promocionar a través de las redes sociales y un largo etc. Unos aspectos que para un lector inconsciente pasan desapercibidos la mayor parte de las veces. Desde aquí, hago un llamamiento a todas aquellas personas que quieran leer a autores que se están iniciando, para que tengan en cuenta las vicisitudes con las que nos encontramos. Por otro lado, éstos, también suelen ofrecer sus creaciones a precios muchísimos más populares que los de renombrado prestigio, igualándolos y superándolos numerosas veces en calidad y creatividad. Tampoco quiere decir que el qué la obra sea económica, no esté trabajada y contenga errores. Hay novelistas que llevan muchas palabras escritas, que han tenido la suerte de tener a "padrinos" que los han acogido bajo sus alas, o que sencillamente se han formado mediante libros o cursos. 

Los e-books están pegando tan fuerte, como en su día lo hizo la fotografía digital. Amazon ha abierto la veda a los noveles y no sólo lo ha hecho en España, sino también en el mundo entero, algo impensable hasta hace muy poco. Pronto veremos como puede evolucionar con el resto de los grupos editoriales. De momento, ya se ha formado el grupo La Generación Kindle, en referencia al famoso e-reader de Amazon, entre el cuál tengo el honor de pertenecer. Allí comparto cartelera con grandes escritor@s que podéis ver en los siguientes links: 




¿Qué es la Generación Kindle?
Bajo la denominación de «Generación Kindle» se esconde el deseo de un conjunto de escritores de dar a conocer sus obras, una comunidad plural, donde lo primordial es el conocimiento mutuo. La ayuda intrínseca a cada uno, pues creemos que la unión hace la fuerza.
La generación Kindle o Gen-K es un proyecto nacido desde la red social Facebook por un grupo de escritores que decidieron poner sus obras a la venta en Amazon, uno de los mayores vendedores de e-book del mundo. Deseando llevar el peso de sus obras el autor mismo, tomando las consecuencias necesarias, con una fuerza y un valor nunca visto en el mundo editorial.      
La comunidad pretende enseñar al lector que no hay una única manera de leer y acceder a la buena literatura. Capaz de adaptarse a los nuevos tiempos. Deseamos aprender y enseñar otra nueva forma de lectura. La electrónica. El formato intangible del libro, el ebook, no es menor que el libro de papel, sino una herramienta más para hacer llegar al lector buenas novelas. Obras que en la actualidad no han podido o no han querido estar en el circuito clásico de la distribución.
La literatura electrónica es un formato novedoso, sencillo, rápido, económico y de fácil de acceso. La popularización de los dispositivos de lectura, e-reader, ha causado una expansión exponencial de autores autopublicados, para disponer sus obras en la intangibilidad de la red, la plataforma Amazon y su dispositivo de lectura, de ahí el nombre que ha dado la fuerza para formar esta comunidad.
La Generación Kindle no ha hecho nada más que comenzar…


David de Pedro

domingo, 15 de abril de 2012

Anarquía controlada!!!

Ya se ha hablado más de una vez en este blog sobre la incompetencia del sistema actual y sobre la inutilidad de los políticos. Lo que partió de la creación de un sistema democrático en la antigua Grecia, se ha ido corrompiendo con el paso de los siglos. Los humanos somos así. ¿Es necesario que exista un gobierno entendido como tal? Podemos poner un par de ejemplos actuales que parecen funcionar:

Islandia (extraído del artículo Rebelión de Antonio Marquez de Alcalá).

La revolución política islandesa originada a raíz de la crisis, ha llevado a la dimisión de un gobierno y la convocatoria de una Asamblea Constituyente. En algunos ámbitos se ha denominado “la revolución silenciada”. Y con razón. El mutismo mediático en torno a los cambios que está viviendo el país nórdico ha sido asombroso, especialmente si se lo compara con la atención recibida por las revueltas árabes. Sólo las noticias relacionadas con las sucesivas negativas del pueblo islandés a pagar la deuda de sus bancos a los  acreedores británicos y holandeses han saltado a la primera plana de la prensa internacional, con un tono de  preocupación y bajo acusaciones veladas de irresponsabilidad. Para que luego digan que la manipulación acabó con William Randolph Hearst...

La crisis de 2008 estalla en Islandia a partir de la quiebra de los tres principales bancos del país, que habían estado endeudándose durante los años precedentes con el Reino Unido y Holanda. Automáticamente son intervenidos y nacionalizados por el Estado. El proceso de nacionalización y de las finanzas corre paralelo a una movilización popular sin precedentes en el país, que reclama reformas políticas y económicas para hacer frente al paro y la pérdida de  derechos sociales, acaecida a tenor de las liberalizaciones y las actividades financieras irregulares que condujeron a la crisis. El gobierno en curso, formado por una coalición de socialistas y conservadores, convoca elecciones anticipadas y dimite. De las nuevas elecciones sale un nuevo gobierno formado por la coalición entre socialistas y verdes, y cuyas  tareas principales son la de negociar el pago de la deuda con los acreedores e iniciar una investigación para depurar  las responsabilidades del desastre financiero. Varios banqueros y ejecutivos son detenidos, y al presidente del  principal banco del país se le adjudica una orden de arresto por parte de la Interpol. En cuanto al pago de la deuda,  el nuevo gobierno negocia con los acreedores británicos y holandeses una propuesta de pago, pero el presidente de  la república islandesa se niega a ratificarla con su firma ante la presión popular, lo que obliga a someter a referéndum  la propuesta. Es rechazada por un aplastante 90% de los votantes, que se niegan a pagar por los fraudes y  especulaciones de sus bancos, el FMI y los especuladores británicos y holandeses. Tras esto, el gobierno islandés  vuelve a renegociar la deuda consiguiendo condiciones más ventajosas para Islandia en los términos del pago, pero el  presidente de la república vuelve a negarse a ratificar el plan y los ciudadanos vuelven a rechazarlo en referéndum,  ésta vez por un 60 % de los votos. Mientras se suceden los referéndum, se elige una Asamblea Constituyente para  refundar el país con la redacción de una nueva Constitución, derogando la anterior que era una copia de la antigua  metrópoli colonial, Dinamarca. Los miembros de la Constituyente son 31 ciudadanos sin filiación política. Y para  rematar la sacudida antineoliberal, el gobierno promueve la Iniciativa Islandesa Moderna para Medios de Comunicación,  un proyecto legislativo que pretende hacer de Islandia un territorio seguro para el periodismo de  investigación, y blindar así los derechos de información y libertad de expresión.

De aquí se pueden sacar cinco puntos para la reflexión:

1- Indefensión aprendida: Cualquier respuesta política ante las agresiones contra  nuestros derechos sociales, o ante las situaciones de injusticia, no sirve para nada o puede ser incluso peligrosa. Evidentemente  se trata de un círculo vicioso, pues ninguna respuesta individual es jamás capaz de ofrecer una alternativa y la falta de  alternativas conducen a respuestas individuales, pero es precisamente ese individualismo de los de abajo lo que  buscan los privilegiados. El pueblo islandés ha decidido no creerse más esta mitología, mostrando al resto del mundo occidental que la aceptación pasiva de los dictados de los mercados no es la ley de la gravitación universal. Se puede  combatir.

2 - Cuanto peor, mejor: Las revoluciones y cambios políticos drásticos como los ocurridos en Túnez y Egipto no son posibles ni deseables en países “desarrollados” como los europeos. ¿Es cierto? La población  islandesa, ha puesto esta cuestión sobre la mesa: un país “desarrollado”, económicamente estable hasta  hace muy poco tiempo, con cuotas paro y pobreza casi nulas, y con un alto nivel tecnológico y educativo, ha hecho  saltar por los aires su sistema político y se ha enfrentado a banqueros, organismos internacionales y potencias  extranjeras en cuanto ha percibido que estaba siendo sometido a un trato injusto.

3 - En tercer lugar, el pueblo islandés nos recuerda que en política no existen fórmulas universales para realizar cambios  socales y sacar adelante proyectos colectivos. Como siempre, en cada contexto concreto, las posibles vías de acción  son unas u otras, pero nunca recetas políticas. La fórmula islandesa para afrontar la crisis se ha basado en una movilización ciudadana que ha utilizado un repertorio de acción colectiva pacífico y “ciudadanista”, en un país con  una absoluta falta de tradición revolucionaria o de movilización social. Quizá por ello, los islandeses han preferido  seguir su propio criterio que consultar manuales, conseguiendo así importantes éxitos y demostrando que el camino  se hace al andar.

4 - Un Estado capitalista europeo y “desarrollado”, cediendo a la presión popular, ha nacionalizado la banca del país, poniéndola al servicio del propio Estado y de la ciudadanía. Además, ha actuado tibiamente frente a los manifestantes, y de manera contundente y expeditiva contra los  delincuentes financieros y, empujado por el movimiento social, ha iniciado un proceso de refundación estatal. 

5 - El pueblo islandés ha afrontado, la situación de crisis financiera con respecto a otras poblaciones europeas: ante la  privatización de los beneficios y la socialización de las pérdidas, Islandia ha encarado el problema optando por el escarnio y la persecución de los culpables, en lugar de la criminalización de los migrantes como chivos expiatorios. 

Lo que nos viene a mostrar la experiencia islandesa es que sí se puede. Que las decisiones económicas son, en  realidad, decisiones políticas, no fases en el movimiento eterno del mecanismo de un reloj, y que corresponde al  conjunto de ciudadanos, y no sólo a una parte de ellos, el tomarlas. Nos muestra también que existen más opciones  que los trillados caminos de la aceptación pasiva de las recomendaciones de los “expertos”, que siempre son las  mismas, siempre fracasan y conducen al desastre. Nos enseña, en definitiva, que la injustica sólo es inevitable si nos  creemos que lo es, y que la generosidad con el débil y la valentía frente al poderoso merecen la pena... y hasta son rentables.

Otro ejemplo que podríamos dar sería el gobierno belga... perdón, ¿He dicho Gobierno? Precisamente después de 500 días sin Gobierno, los belgas mejoraron sus datos económicos... mientras los grandes de Europa veían caer sus índices económicos, la economía belga remontaba en mitad de una profunda crisis política que mantenía al país sin un gobierno efectivo. El dato de paro cayó del 8,2% en 2.009 hasta el 6,7% en septiembre del 2011 y encima la Comisión Europea calculó que Bélgica crecería a un ritmo del 2,2% en 2012, cuando no esperaba más de un 1,6% para los países del euro.
En cuanto al PIB per capita, la riqueza de los habitantes de Bélgica, el país tenía en 2010 una cifra de 31.500 euros... a finales año ya habían mejorado llegando a los 32.600 euros (la cifra más alta de la historia belga). También van bien las cosas para el salario mínimo interprofesional. Antes de la crisis, era 1.309 euros. Un año después subió a 1.387 y en este nivel se quedó durante 2010. ¿Y en 2011? Volvió ha vuelto a crecer, hasta los 1.415 euros.
¿Todavía pensáis que es necesario un Gobierno entendido como tal? 

La anarquía tiene dos caras: creadora y destructora. La destructora derriba imperios y la creadora construye un mundo mejor con los escombros. V de Vendetta






Jake Roval - Gran Maestre Masón







viernes, 6 de abril de 2012

Los ricos y los ladrones no lloran... el pueblo sí!

Como he dicho alguna que otra vez, me gusta escribir mis contenidos desde una visión global, ya que el mosaico multicolor que representáis, así lo exige. Hay lectores desde Ucranía a Andorra, pasando por infinidad de paises americanos y europeos. El tema de hoy, desgraciadamente, trata sobre un mal endémico del que sufren todos los países, y por ende, nosotros. Con la carnicería a la que nos están sometiendo nuestros gobiernos por la crisis, vamos a tratar a dos colectivos por igual, los ricos y los ladrones (que a veces se convierten en uno mismo). 
Hasta ahora, siempre hemos visto que los culpables de la situación actual han sido principalmente, los bancos, las constructoras-immobiliarias y el gobierno. Como siempre, lo fácil es acusar al gobierno... ¿Por qué será? Será porque una gran parte de los políticos (no podemos generalizar) son unos burócratas y sanguijuelas incompetentes? Creo que sí, sólo hace falta leer el post: Crisis, ya tenemos al pueblo para exprimirlo... . Los inculpados ya han demostrado, los de uno y otro gobierno, que son inútiles e incompetentes, que NADIE ataca a las grandes fortunas porque no interesa, porque son sus amigos y saben como burlar a la justicia. El otro día entrevistaron a un ex-fiscal general y le preguntaron si la justicia era igual para todos, a lo que respondió:

- Sí, la justicia es igual para todo el mundo... lo que pasa es que a no a todo el mundo se le aplica igual. 

Y es tan cierto... como  sabéis, una gran parte de la crisis y los desfalcos, salieron reflejados en este otro post: El color del dinero. La pregunta es: ¿Cuántos de estos culpables, están pagando por sus fechorías? Ninguno, todos están libres haciendo de las suyas. Ricos que se hicieron más ricos... volviéndose ladrones. ¿Y cómo un adinerado puede incrementar su fortuna? 

Como decía el economista John M. Keynes, la evasión fiscal es el único esfuerzo intelectual que produce beneficios económicos. 

Lo tienen fácil, sólo tienen que evadir sus impuestos complicando la vida al fisco. Los multimillonarios, al igual que los ladrones de guante blanco que roban millones de euros/dólares, sólo tienen que buscar un entramado lo suficientemente complejo como para que los de hacienda se pierdan entre sus números, desistiendo por adelantado su búsqueda y captura, concentrándose así, en los que son fáciles y con pocos recursos económicos, siendo muchas veces estos últimos, víctimas del desconocimiento y/o del mal asesoramiento. Es más, y poniendo un ejemplo que también se da en el catolcismo: Los curas redimen a su rebaño aconsejándole que ore unos cuantos padre nuestro para expiar sus pecados, pero eso no quiere decir que que los que entran en el confesionario sean todos los que pecan... en la calle hay miles de personas más, que continuamente comenten algún tipo de falta y que no están identificados. Lo mismo con las rentas. Hacienda castiga a los que tiene localizados... ¿Pero que hace para los que no lo están y que además suelen ser los que más podrían aportar a las arcas del estado?.

¿Sabéis que el 60% de los movimientos económicos mundiales se hacen entre empresas de la misma sociedad? Se compran, venden y revenden entre sus mismas organizaciones con el fin de marear la perdiz. Crean empresas en paraísos fiscales para que blanqueen el dinero derivándolo a terceros países, para que finalmente, en forma de maletín, regrese a su país natal. ¿Quién ayuda a entorpecer estas investigaciones? Las entidades financieras. Claro que si fuera la voz del diablo, también podría añadir: ¿Por qué tengo que declarar mis cuentas, cuando hay unos incompetentes en el poder que lo único que hacen es tirar el dinero de los contribuyentes en obras faraónicas inútiles y no lo aplican en la investigación y desarrollo, educación y conciliación familiar? Y también os podéis preguntar... ¿Qué tiene que ver la conciliación familiar a todo esto? A grandes rasgos, si el pueblo estuviera más respaldado en este aspecto, se animaría a tener más hijos, ya que si el país en cuestión tiene una población más joven, el día de mañana éstos trabajarán e ingresarán más dinero en forma de impuestos que servirán para pagar las pensiones de la población, sanidad y demás. En el caso de España, ésta cada vez es más vieja, con el consiguiente desbarajuste que representa para las arcas del estado, ya que hay poca población para soportar con sus retenciones salariales el gasto de los mayores (luego aquí también entraría el problema de las políticas de inmigración) y por no tener claro este principio, aumentan los impuestos porque "SU VACA" tiene que dar para eso y para mucho más. Lástima que nosotros seamos "SU VACA". 

A colación del punto anterior, los dirigentes tendrían que propiciar la generación de empleo a toda esa población, y para eso también tendrían que invertir en una buena educación, ya que así, esos mismos niños "creados de más" por la conciliación familiar, serían mejores profesionales, consiguiendo que las empresas ubicadas en su país, fueran más competitivas por tener una mano de obra más capacitada, y si ese gobierno también invirtiera en I+D+i, conseguiría que en una sociedad madura como la nuestra, pudiera acaparar nuevas inversiones que llevarían a cabo personal cualificado, generando más riqueza para un país en constante evolución, eso sí, en pro de los países emergentes, que también obtendrían su riqueza de la llamada "mano de obra barata" hasta que pudieran llegar al siguiente nivel. 

Todo esto es un sólo hilo conductor, evidentemente es más complejo de lo que digo, pero sirve si empezamos a CASTIGAR CON EJEMPLARIDAD a los que roban grandes riquezas, a EXPOLIAR a los que desvían dinero correspondiente a los impuestos y a ENCARCELAR y SANCIONAR a los políticos corruptos e ineptos que desperdician nuestros recursos económicos pensándose que somos una VACA de recursos ilimitados. Hasta que no llegue este punto, preparáos para ser vejados continuamente, tanto a nivel intelectual, como a nivel económico, porque como en la época medieval, el dispendio del señor feudal lo paga el pueblo.

Oscar García - Economista