Páginas vistas en total

Bienvenidos al Blog de David de Pedro






No sé como habéis aterrizado en este blog, pero poco importa, estáis aquí y os doy la bienvenida. Espero que paséis un rato ameno porque es de lo que se trata y que aprendáis tanto de mis errores como de mis experiencias, que compartáis la realidad y opiniones a ojos de mis personajes para que los entendáis más. A veces son reivindicativos, a veces muestran ese Mr. Hyde que en un momento dado todos llevamos dentro.

Hasta el momento de su publicación, os dejo con un pequeño aperitivo, el book trayler de mi novela. Como siempre, os invito a que hagáis vuestros comentarios, que mejorarán con mucho este blog.

Soy consciente que vuestro tiempo es oro, y por eso os agradezco vuestra atención. Como dijo Benjamin Franklin: Si el tiempo es lo más caro, la pérdida del mismo es el mayor de los derroches.

Volved cuando queráis.

Gracias,


David de Pedro




P.S.: Por cierto, aquí tenéis el link de La Revelación de Qumrán en Amazon, y si no tenéis kindle y lo queréis leer por ordenador, os podéis descargar el software clicando aquí. También podéis visitar mi nueva página web: www.daviddepedro.com

viernes, 21 de diciembre de 2012

David de Pedro, la entrevista



NOTA: Recuerdo que esta entrevista fue emitida radiofónicamente el 8 de diciembre de 2012 en Cassà Informació, en catalán, un idioma propio de Cataluña y que está muy arraigado en la zona donde resido. El motivo de la misma fue el lanzamiento de La revelación de Qumrán en papel. La puedes escuchar en versión original en mi página web.


Explícanos el por qué de esta afición a la escritura que ha desembocado en la publicación de La revelación de Qumrán.

Me gusta mucho viajar, y he tenido la suerte de poder hacerlo con mi mochila y el billete de avión, llevándome a Argentina, la India, Perú…  al final es una aventura, y escribir para mí es la aventura de vivir otras vidas, de conocer otros mundos. Significa poder transmitir todos los sueños y mundos imaginarios que desde hace mucho tiempo, tenía en la cabeza. Todo eso y mucho más, lo he podido representar con esta primera obra, que desde luego no será la última. Otro aliciente más, es que cuando escribes hay una parte importante de documentación, y eso hace que aprendas más y sea más enriquecedor.


En definitiva, estos viajes poco convencionales  con la mochila, te han llevado a escribir esta novela.  ¿Anteriormente habías realizado algún otro trabajo aunque fuera más pequeño y no tuviera tanta trascendencia como este?


No, la verdad es que era una idea que llevaba madurando desde hace mucho tiempo, de hecho, la empecé hace quince años pero la dejé en los cinco primeros capítulos por motivos personales. La retomé hace cuatro años con el objetivo de acabarla y darle todo el recorrido que esperas de un trabajo del que deseas darle la máxima difusión.


Tiene 527 páginas, ¿Cuántos años  has tardado en escribirla?


Uno y medio. Escribiendo los fines de semana, ya que lo tenía que compaginar con mi vida familiar y profesional. A veces me quedaba dormido ante el ordenador un rato y retomaba la escritura medio adormecido hasta que me despejaba. Luego dos años más entre la espera de las respuestas de las editoriales más importantes de España, y la preparación del entorno de la novela: página web, blog, video trailer… todas aquellas cosas que cuando no tienes los recursos editoriales detrás, tienes que hacer aprendiendo paso a paso. Esto es un camino de largo recorrido, y hay que estar preparado.


Pero nos decías que los cinco primeros capítulos, los empezaste hace mucho tiempo…


Sí, hace quince años. De hecho, tenía muy clara la temática de la que quería escribir. En aquel entonces, el día a día me llevó por otros derroteros.


Entonces podemos decir que todo el proceso ha tenido unos 15 años, ¿no?




¿Cuándo buscabas editorial, fue fácil o difícil?


Muy complicado por el contexto en el que nos movemos. Hace dos años la acabé y en aquel entonces la crisis económica ya era muy importante. Evidentemente también afecta a las editoriales que además tienen que sumar la incursión de los libros electrónicos.  Esa combinación hace que les cueste mucho más apostar por los autores nóveles.

Cuando quiso desembarcar Amazon en España, hubo una lucha encarnizada con Libranda (asociación de las principales editoriales del país) para que no entrara, que finalmente ganó el monstruo americano. Esto hizo que de unas devoluciones aproximadas de un 40% se haya ido incrementando considerablemente, tocando al sector de lleno. Para un escritor como yo, el camino editorial es muy difícil, ya que muchas veces éstas no te dan ni respuesta. Por eso Amazon se perfiló como una buena opción.


¿Salió primero en formato digital y después en papel, o viceversa?


Amazon da la opción de sacarla al mismo tiempo en papel y en digital, pero en mi caso, todo fue paso a paso, teniendo en cuenta de que no tenía ni idea de cómo funcionaba este mundo. Primero la saqué en digital, y con el tiempo me fui encontrando a mucha gente que me decía que para leerla, tendría que estar en papel. En ese punto, me decidí a maquetarla para poder tener la versión del libro tradicional. Actualmente se distribuye mediante Amazon en ambos soportes a nivel mundial y en algunas librerías exclusivas.




La revelación de Qumrán, está escrita en castellano, ¿Por qué?


Porque mi objetivo era la máxima difusión, si lo hubiera hecho en catalán, para Cataluña estaría bien, pero el mercadeo… es que el sector editorial es complejo. Si una editorial catalana se encarga de la difusión, primero la comercializarán en territorio catalán, si funciona, puede que la traduzcan (con los costes que se derivan de semejante trabajo) o que vendan los derechos a otra editorial del resto de España, y así con cada país en el que la novela quiera entrar. Con es premisa, decidí hacerlo directamente en español para abarcar la máxima difusión posible, y luego, si tenía éxito, traducirla al catalán. De todas maneras no me equivoqué en la elección, ya que hubiera sido imposible vender en catalán a través de Amazon América.


Como dices, dependiendo del éxito se podrá traducir al catalán. ¿Cómo van las ventas de La revelación de Qumrán?


Muy bien, desde que la maqueté hace tres semanas y recibí la prueba definitiva, la he distribuido en las librerías de mi población y la verdad es que se están agotando. No me quejo, pues la aceptación que ha tenido ha sido fantástica. Ahora el boca a boca tiene que hacer su camino. También está distribuida en algunas librerías de Girona y a partir de aquí, lo que toca, es hacer promoción a través de los medios.


Hemos dicho donde se pueden localizar tus novelas para comprarlas físicamente a parte de la página web de Amazon… las novelas las firmas como David de Pedro, tu pseudónimo, ¿Por qué?


Porque como decía Mafalda, los Pérez son para la guía telefónica, igual que los chinos para la población mundial, entonces, como mi segundo apellido no ayudaba muchísimo más a mejorar este hecho. Era cuestión de crear una marca, un posicionamiento en internet que permitiera localizarme con facilidad, y tanto es así, que si pones David de Pedro en google, de las diez primeras entradas, ocho  son mías. Como la visión de esta novela siempre ha tenido grandes miras, lo he enfocado desde el principio con la máxima proyección.


Entonces con tu nombre auténtico, hubieras tenido verdaderos problemas de posicionamiento…


Sí, de hecho, hubieran salido 30 millones de entradas. De todas maneras tampoco he renunciado a mi apellido, ya que en la época feudal, Pérez, quería decir hijo de Pedro. Así pues, era lo más cercano a mi apellido que encontré.





Sin desvelarnos grandes cosas de La revelación de Qumrán, explícanos su contenido.


Para ubicarla rápidamente, diría que es una mezcla entre Las 50 sombras de Grey (por el contenido sexual) y El código da Vinci y con esto la gente sabrá rápidamente con lo que se puede encontrar. Es una novela ambientada en Girona que refleja una lucha de poderes entre el Opus Dei y la masonería partiendo de una escisión que hubo en la época templaria. Aunque es una novela contemporánea, tiene rasgos históricos en los cuales intento no hacerme pesado ya que he pensado en el lector en todo momento.

La historia versa sobre Oscar García, un personaje, al que le pasan las mil y una mientras viaja de país en país tratando de desvelar el significado de un documento de 2.000 años de antigüedad originario de las cuevas de Qumrán.


¿La novela está orientada a algún público específico o es para el público en general?


No. La revelación de Qumrán está destinada al público en general. Tengo que decir que mi madre, que aparcó su afición a la lectura por no encontrar el suficiente atractivo en los últimos libros que había leído, en dos semanas se lo había leído. Es mi madre, que tiene que decir, pero estamos hablando de una lectora más. Es una lectura sencilla y ágil. Los capítulos son cortos, de cinco páginas, que a partir del capítulo ocho, se subdividen en cuatro o cinco subcapítulos que siguen las historias paralelas. Este formato dinamiza la lectura al tener presente a los personajes en todo momento. Otro aspecto característico, es que entre capítulo y capítulo, hay un flashback de cada uno de los veintiocho personajes desarrollados que facilita al lector la ubicación de su origen en caso de duda.  A todos nos ha pasado que a veces abandonamos la lectura de un libro temporalmente y cuando lo volvemos a reenganchar, tenemos que retroceder para volvernos a situar. La obra está pensada para agilizar el proceso de readaptación en caso de realizar este tipo de pausa.

Por otra parte, el hecho de que la parte histórica esté documentada de manera exhaustiva, al igual que la investigación de los asesinatos, que fue contrastada con la policía científica de los Mossos d’esquadra, un médico forense y un alto cargo (intendente) de la policía autonómica, hace que pueda satisfacer las necesidades de un público exigente que quiera leer, no solo fantasía, si no también hechos reales.


Antes decíamos que tiene 527 páginas, divididas en diferentes capítulos, y a raíz de los que nos decías ahora, has tenido diferentes colaboraciones.


Sí, todo el proceso de investigación de las autoridades, lo contrasté con ellos, ya que tendemos a dejarnos influir por lo que vemos en las películas americanas, y no tiene nada que ver con la realidad de nuestro país. Con el médico forense, el Doctor Bardalet, que además también es un escritor reconocido, me enseñó cómo funcionaban legalmente los juzgados y los procedimientos forenses. Finalmente, me entrevisté con un Intendente de los Mossos d’esquadra, y me enseñó las conexiones interdepartamentales que existen entre los cuerpos de seguridad de los diferentes países.


Es importante contrastar toda esta información, todos estos datos, en el momento de escribir una novela para no hacer ninguna pifia, ¿no?


Para mí sí. Intento dar el máximo de calidad en todos los aspectos de mi trabajo. Claro que también me permito alguna licencia, ya que la parte creativa entrelaza con la realidad. Es importante que no haya grandes errores, porque la idea es que aparte de que la gente se lo pase bien, también aprenda. Cuando hablo de los textos apócrifos de la iglesia, intento que sea lo más fiel posible para que la Iglesia o el Opus Dei, y no me puedan decir: ¿pero aquí que has dicho? De hecho, podrán decir otras cosas, pero no esas, porque documentado, está.


¿Has hablado con algún representante de la Iglesia o del Opus Dei?


Del Opus no, y lo intenté. Es un colectivo muy cerrado y en mi círculo no tengo conocidos que pertenezcan al Opus Dei. Con la Iglesia sí lo hice aunque fue inútil, no porque no quisiera colaborar el cura con el que contacté, sino porque desconocía el procedimiento interno del Opus o del Vaticano, sobre todo a nivel jerárquico. A éste en concreto, tampoco le gusta el funcionamiento de la Iglesia, ya que una cosa es la religión como un sentimiento o un estilo de vida, y otra muy diferente la Iglesia como institución, donde hay tantas luchas de poder y guerras internas como en cualquier partido político.  


Es importante que nos hayas explicado todo esto porque es una manera de entender cómo has podido elaborar una novela de más de quinientas páginas, ya que no se trata de ponerse ante un teclado y escribir, si no también hay un trabajo de documentación dentro de la misma historia que hay que contrastar. Una vez finalizada la publicación del libro, supongo que tienes que hacer un intenso trabajo de promoción, ir a los medios, etc. ¿Tienes planeado realizar alguna presentación del libro?


Sí, el 7 de marzo lo haré en la Sala de Cultura de Girona y el 15 del mismo mes, en la Sala Galà de Cassà de la Selva. En cuanto a los medios de comunicación, he salido en los principales de la provincia y próximamente me orientaré hacia los medios de otras comunidades autónomas e incluso nacionales, ya que Amazon me da opción de llegar a toda España. De América no digo nada, ya que es muy difícil llegar a poder influir allá, aunque días atrás, La revelación de Qumrán estuvo presente en la Feria del Libro de Miami, por gentileza de Eriginal Books.


Muy bien, vemos que tienes una agenda muy apretada y a partir de aquí, que estás planeando. ¿Tienes algún proyecto nuevo?


Lo tengo, aunque hace un año y medio que está aparcado. Como suelo decir, escribir la novela es la parte fácil, lo difícil y entretenido para un escritor independiente es lo que viene después: promoción, elaboración de la marca, etc. Todo lo que tienes que hacer cuando no hay una editorial a tus espaldas. Aun así, eso no quiere decir que considere esa opción la mejor de todas, ya que la promoción que una editorial pueda hacer a un escritor novel, puede ser mínima y no la defenderán tanto como uno mismo. Por otro lado, las librerías están saturadas de libros y no saben muchas veces los títulos que tienen, ya que en un año normal, pueden circular veinticinco mil obras diferentes. La gente suele ir por referencias (cada vez son menos los que piden consejo al dependiente). Intento que la gente que lea mi novela se sienta a gusto, y que luego hablen de ella y la difundan. El segundo proyecto está en doscientas cincuenta páginas y supongo que llegará hasta las cuatrocientas, aunque nunca se sabe. La revelación de Qumrán estaba prevista para cuatrocientas, y cuando me di cuenta, tenía quinientas veintisiete.


Tienes cuarenta años, y un largo camino por andar. ¿Se puede vivir de la escritura?


Lo veo difícil, en Cataluña solo hay un escritor que viva exclusivamente de sus libros, el resto lo compagina con trabajos en medios de comunicación… aun así, estaría bien poder vivir de tu hobby. De todas maneras hay que ver la difusión y recorrido que pueda tener la novela, porque la exigencia a nivel profesional y familiar, es alta, y compaginarlo todo es complicado. La segunda ya está por la mitad, y la temática de la tercera, la tengo en la cabeza. Además estoy conjugando aplicar algunas novedades que nunca antes se han aplicado en el mundo editorial… de todas maneras, primero hay que finalizar la segunda.


Tenemos pues esta primera novela, La revelación de Qumrán, y la segunda en camino, e incluso una tercera en la cabeza, o sea que esto está yendo en marcha. David de Pedro, no sé si quieres añadir alguna cosa más.

 
No, recordar que es una obra muy ágil, que busca entretener y hacer pasar un buen rato. Si quieres evadirte del día a día, La revelación de Qumrán es una buena opción. Pedir que la gente la lea y la difunda, ya que el boca a boca es lo que mejor funciona.



 Muchas gracias y esperemos que con esta primera novela, tengamos la oportunidad de disfrutar de un nuevo escritor nacional.






jueves, 1 de noviembre de 2012

¡Una lanza en favor de los profesionales sanitarios!





Días atrás viví una situación crítica, ya que tuve un accidente de tráfico que no fue mortal porque el destino no quiso. Esta entrada es para dar a conocer el trabajo que realizan unos profesionales que siempre han merecido mi respeto, pero que ahora además, mi eterna gratitud, porque con todo lo que les está cayendo, mantienen una sonrisa y profesionalidad digna de valorar ya que lo anteponen todo a su situación personal.



Recapitulemos: Un viernes, en pleno mes de julio, volé por los aires en una autopista hasta topar con un bloque de hormigón que me destrozó interiormente. Se había lanzado una moneda al aire… y salió cara. Mi situación era crítica pero estable. A partir de aquí sucedieron diferentes acontecimientos que podían determinar que continuara con vida o no. Me trasladaron al Hospital de Granollers, por ser el hospital de referencia más cercano. Es curioso lo que llegas a aprender sobre el sector sanitario cuando te ves inmerso en sus redes burocráticas. Los hospitales se clasifican por categorías según sus infraestructuras. En este caso, era de nivel dos. Después de las primeras exploraciones, afirmaron que no tenían capacidad para atender mis lesiones, y que me tenían que trasladar a otro adecuado a mis necesidades. Evidentemente, desde la fría camilla de urgencias y sedado hasta arriba, no tenía ni idea de lo que sucedía a mi alrededor.


El primer paso recayó en manos de uno de los tantos ángeles que velaron por mí: una anestesista de urgencias que aun no he averiguado cómo se llama, pero que viendo la gravedad de la situación, removió cielo y tierra (sin ser su trabajo) llamando a los grandes hospitales para conseguirme una ubicación mejor.  El hospital Vall d’Hebron o el hospital Josep Trueta, fueron algunos con los que contactó (a los que los desconozcáis, sólo os diré que son de los principales centros sanitarios en la ciudad de Barcelona o Girona). Ninguno tenía posibilidad de aceptarme, ya que estaban repletos… o tenían plantas cerradas. Eso es lo que conlleva la política de recortes que están aplicando a nuestro país. Ahora doy gracias a que mi situación sólo era eso, mi situación. Llega a pasar un accidente en cadena, y no sé como lo hubieran hecho para atender a todas las víctimas. Después de un par de días y de una hemorragia interna (recuerdo que pasó en fin de semana, y parece que el mundo se desconecte el viernes a las 14h), me consiguieron trasladar al Hospital Mútua de Terrassa, donde no me queda más que volver a quitarme el sombrero ante los profesionales que trabajan allá. Tened en cuenta, que mi situación, a parte de crítica, era de inmovilización total, lo cual quiere decir que necesitaba a los enfermeros y enfermeras para todo. También a los médicos (de las diferentes especialidades que me trataron), que con un tacto sensible y humano supieron tratarme a mí, y lo que es más importante, a mis familiares. Desde aquí hago un llamamiento a todos aquellos doctores que, aunque cumplen con su obligación informando con las peores situaciones que se puedan dar, que lo hagan con sensibilidad. No se pueden imaginar lo que puede cambiar el recibir una noticia de una manera u otra.



Y todo lo que tengo que agradecer a las enfermeras, celadores, anestesistas, radiólogos, médicos, etc.  de los Hospitales de Granollers y de la Mútua de Terrassa, se lo tengo que recriminar a un puñado de políticos incompetentes que no tienen ni idea de gestionar la crisis que nos rodea y las personas que las sufrimos. Estamos hablando de la educación de nuestros hijos, y de la salud de nuestros amigos, padres, hermanos, hijos y nosotros mismos. No hacen nada para recaudar dinero de las grandes fortunas, rebajan el 90% de los impuestos del IBI del Bienvenido Mr. Marshall, señor Adelson, modifican la ley del IRPF para los que pierdan dinero en sus casinos, se lo puedan desgravar de la declaración de la renta (pero mientras, quitan la desgravación de la primera vivienda), suben impuestos y no generan trabajo, modifican el cálculo del IPC de los pensionistas para no tener que pagarles lo que les corresponde.

Cuando el resto de Europa dicen que estamos en un país de pandereta… lo  mínimo que siento es vergüenza ajena. Aquí los políticos juegan a sus propios intereses, a darse codazos, a la hipocresía, a recriminar las cosas que ellos ya han hecho, o harán. Nuestros impuestos sirven para pagar los errores bancarios que cometieron unos desgraciados, que luego cobraron jubilaciones millonarias, y que mientras estaban en el consejo de administración, dilapidaban los ahorros de sus clientes en su propio bien. En jueces que en vez de ser justos, valoran a los imputados por su condición política. En políticos que derrochan millones de euros en infraestructuras innecesarias y que no les pasa nada. Como dijo el vicepresidente de la Bolsa de París, en esta crisis tenemos culpa todos, pero con diferentes grados de responsabilidad. Los que estiraron más el brazo que la manga, y se compraron viviendas a precios desorbitados (para beneficio de las grandes promotoras), a esos, les han embargado la casa y han tenido que continuar pagando su deuda. A las empresas, les han cortado sus líneas de crédito (los bancos) y han provocado que tengan que disminuir su volumen de negocio, o han tenido que despedir a gente o han cerrado. A algunos autónomos, que en su día contaron con las subvenciones que prometían algún que otro gobierno autonómico, han tenido que cesar, porque éstas no han llegado, y encima al hacerlo, el gobierno autonómico les ha dicho que no les entregarían las subvenciones al no existir la actividad inicial… eso son los políticos que nos gobiernan. Mentirosos, inútiles, incompetentes y ladrones (en un porcentaje muy alto, cumplen uno u otro de estos aspectos), y los bancos, éstos ladrones de guante blanco… estos no han dado ni un crédito que tenían que conceder proveniente de las inyecciones del Estado, que eran nuestros impuestos. A estos ladrones, que tenemos que rescatar con nuestros propios tributos a costa de un bienestar que habíamos tardado muchos años en conseguir. A estos tampoco les pasa nada. Teniendo el mayor grado de responsabilidad, salen impunes de sus fechorías.

Al pobre desgraciado que lo desahucian, que le digan que sus impuestos sirven para salvar al mismo que lo hunde en la miseria. Hay una expresión muy castiza (espero que nadie se ofenda) que creo que describe perfectamente este sentimiento: Encima de cornudo, apaleado.





Un gobierno que nos chulea y encima saca pecho cada vez que el pueblo se queja. No escuchan, es su estilo. ¿Qué diferencia a una dictadura de lo que está haciendo el gobierno actual? No me posiciono ni en un bando ni en otro, sólo el momento y las actitudes. El partido actual, no ha cumplido nada de lo que prometió en las elecciones, pero lejos de tener una actitud humilde, saca su prepotencia y sin escuchar al pueblo, lo apalea cada vez que sale a manifestarse. A estas alturas, la humanidad no se ha dado cuenta que si aúna las fuerzas, se consigue mucho más que tirando en direcciones opuestas. En este caso, el orgullo, la incompetencia, los intereses económicos y de poder que se esconden tras nuestros dirigentes, hace que sea imposible avanzar y que consigamos llegar a buen puerto. Les tendrían que dar una clase de humildad que les bajara el ego de golpe. La gente se puede equivocar, pero lo mínimo que puede hacer, es admitir los errores.