Páginas vistas en total

Bienvenidos al Blog de David de Pedro






No sé como habéis aterrizado en este blog, pero poco importa, estáis aquí y os doy la bienvenida. Espero que paséis un rato ameno porque es de lo que se trata y que aprendáis tanto de mis errores como de mis experiencias, que compartáis la realidad y opiniones a ojos de mis personajes para que los entendáis más. A veces son reivindicativos, a veces muestran ese Mr. Hyde que en un momento dado todos llevamos dentro.

Hasta el momento de su publicación, os dejo con un pequeño aperitivo, el book trayler de mi novela. Como siempre, os invito a que hagáis vuestros comentarios, que mejorarán con mucho este blog.

Soy consciente que vuestro tiempo es oro, y por eso os agradezco vuestra atención. Como dijo Benjamin Franklin: Si el tiempo es lo más caro, la pérdida del mismo es el mayor de los derroches.

Volved cuando queráis.

Gracias,


David de Pedro




P.S.: Por cierto, aquí tenéis el link de La Revelación de Qumrán en Amazon, y si no tenéis kindle y lo queréis leer por ordenador, os podéis descargar el software clicando aquí. También podéis visitar mi nueva página web: www.daviddepedro.com

lunes, 5 de diciembre de 2011

Armas de destrucción masiva: Las religiones

Como todo en la vida, los extremos son malos, y en base a esta afirmación, no hay ninguna religión que se salve, desde la católica hasta la islámica, pasando por el gran repertorio de las creencias clásicas y de nueva generación. 

Segun Wikipedia, se puede afirmar que, como hecho antropológico, la religión engloba entre otros, los siguientes elementos: tradiciones, culturas ancestrales, instituciones, escrituras, historia, mitología, fe y credos, experiencias místicas, ritos, liturgias, oraciones... sirviéndole al ser humano, para encontrar sentido a su existencia y dar transcendencia y explicaciones al mundo. Porque no nos engañemos, más de uno necesita saber los por qué de las cosas y no puede soportar vivir en esa ignorancia. 

Esto por sí mismo no es malo, ya que cada uno es libre de sentir y pensar lo que quiera, siempre y cuando no interfiera en la misma libertad que tienen sus congéneres.

Como he dicho antes, la religión también sirve para llenar vacios, ya que responde de una manera más o menos racional sobre todas las preguntas que uno se pueda llegar a formular. Paralelamente a esa necesidad, surgen los líderes con su habilidad innata para manipular a las masas y conducirlas, cual rebaño se tratara, hacia sus objetivos de poder. Por ese motivo es importante tener un mínimo de cultura para discernir entre la vocación y la adulteración. Para matizar, cuando hablo de cultura, no me refiero a tener un mínimo de estudios, sino a lo que ahora se llama inteligencia emocional o capacidad de reconocer los sentimientos propios y ajenos y su habilidad para manejarlos. Así se evita no caer en manos de esos despiadados, que se aprovechan del débil a la vez que afectan, sin ningun tipo de consideración, al entorno más directo de la víctima, generando confrontaciones son sus seres más allegados y que conlleva al distanciamiento promovido por la diferencia de opiniones. 

Personalmente no acabo de entender, como unas doctrinas que se suponen que quieren el bien para sus adeptos, toleren la imposiciones y las pocas transigencias que muestran continuamente, haciendo que su religión sea superior a las otras (cuando muchas parten de los mismos preceptos con los canvios culturales lógicos de su zona) y que tenga que imponerse al resto de los mortales, quieran o no. La religión es mala desde el momento en que ciega a su seguidor y anula su capacidad de raciocinio.

Estos días atrás se hablaba muchísimo sobre los dirigentes políticos y sus incapacidades para gobernar, ya que el poder suele conllevar a la corrupción, pues eso mismo se puede aplicar a las instituciones religiosas. Las creencias están muy bien si eso te hace ser mejor persona, más altruista y más permisivo, pero como todo, ese aspecto positivo se desmorona cuando se manipula a las personas, anulando su personalidad y volviéndolo intolerante sobre la orientación sexual, discriminación de género u otras religiones o credos. 

Sinceramente, me da lo mismo de que religión seáis si eso os ayuda en vuestra paz interior, pero sed tolerantes con las personas y sus creencias, practicad el altruismo y olvidad la hipocresía. Si todo el mundo pensara un poquito más en los demás y menos en sí mismos, no estaríamos en la espiral de destrucción en la que estamos inmersos. No hay que olvidar que todas las guerras se han iniciado o por motivos económicos o por motivos religiosos.

Charles Girbois - Gran Maestre Masón (Andorra)


2 comentarios:

  1. Siempre se ha utilizado la religión o cualquier excusa que sirva para que las masas hagan lo que quieren esos que se esconden en las sombras. Y creo que de momento eso no va a cambiar.
    Yo soy fiel a mis ideales a mí misma, no me dejo manipular ni por la tele ni por los medios que utilizan para que nos creamos lo que les da la gana. Sinceramente creo que la gente tendría que ser más fiel a sí misma, tal vez así abrirían los ojos y se darían cuenta de muchas verdades. Pero el mundo no va a cambiar de un día para otro, lo mejor es que cada vez haya más gente fuerte y fiel a sí misma.
    No sé si me explico bien.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo Silvia. Es condición humana la de manipular, por eso tenemos que estar bien documentados, bien formados para no caer en las trampas que nos pueden deparar otras personas.
    Como bien dices tú, hay que ser uno mismo y ser fieles a nuestra opinión y creencias.

    ResponderEliminar